15.9 C
San Luis
martes, octubre 19, 2021
HomeSociedad¿Cómo hace? Martín Ron pintó otro maravilloso mural que parece salirse de...

¿Cómo hace? Martín Ron pintó otro maravilloso mural que parece salirse de un edificio

Está en Bernal, El genial artista ya tiene más de 300 en el Conurbano y piensa hacer el más alto de la Argentina en una torre de Banfield.

A esta altura pareciera imposible que Martín Ron sorprenda con una nueva obra. Y, sin embargo, lo logra. Definitivamente instalado como referente del arte urbano a nivel nacional, el muralista sumó otra obra de arte impactante.

Está en Bernal, partido de Quilmes, y llama la atención porque parece “salirse” del edificio donde la pintó.

Ya son más de 300 las que tiene en el Gran Buenos Aires. Contando también las de Capital, ronda las 320.

En esta oportunidad la obra fue realizada en Bernal, más específicamente en un edificio de nueve pisos ubicado en avenida San Martín al 185. En el mismo se puede ver una joven que sostiene un globo metálico, en el cual se refleja su rostro.

“Continué mi serie de figuras con globos. Aquí se representa una chica adolescente que sostiene, o no deja escapar, su globo, en diálogo con su tatuaje. Es un guiño a una obra de (el muralista británico) Banksy en la que la figura protagonista sí deja que el globo se escape”, cuenta Ron.

Detalle 1: el rostro reflejado en el globo.

Detalle 1: el rostro reflejado en el globo.

“Hay algo del contexto que me interesa mucho -agrega- y tiene que ver con como la gente interactúa con mi obra”.

Los murales 3D, explica, generan en las personas una sensación muy impactante donde “literalmente la figura, con su globo en este caso”, logra salir del edifico. Por su parte la mirada de la joven “interpela a todo aquel que mira hacia arriba”.

“Mi intención es que se vea real. Lo más real posible. Para lograrlo hay muchos años detrás afinando el ojo y la mano, para poder pintar con ese nivel de realismo”, explica el artista.

El mural de Bernal le demandó tres semanas y la ayuda de Nicolas Dicciano y Pedro Peña, algunos de sus asistente habituales. Mariana Parra, Joaquin Caba y Erica Avalos también son parte del team para algunas ocasiones donde el artista “necesita más manos trabajando”.

Detalle 2: piercings, tatuajes, luces y sombras.

Detalle 2: piercings, tatuajes, luces y sombras.

Aunque depende mucho de la altura del edificio, la obra en cuestión y la urgencia con la cual la pidan, sus murales suelen llevarle entre dos y cuatro semanas, y generalmente utiliza “aproximadamente 200 litros de pintura“.

En esta oportunidad fue convocado por la desarrolladora inmobiliaria Geobuild luego de que Gustavo Bruzzo, uno de sus socios, se sintió atraído por sus dibujos. “

Tenía esa medianera en un cruce muy importante de Bernal y como es un buen vecino y quería hacer una contribución de valor al barrio, me convocó para hacer el mural”, comenta Ron.

Y destaca la importancia “de esas constructoras que apuestan a propuestas artísticas que de alguna manera favorecen a todo el barrio”

En Banfield está el más alto de los que hizo hasta ahora. Tiene 65 metros. Foto Enrique Garcia Medina

En Banfield está el más alto de los que hizo hasta ahora. Tiene 65 metros. Foto Enrique Garcia Medina

Con sus nueve pisos, el mural de Bernal llama la atención por la imagen aunque está lejos de ser el más alto de Ron. El de mayor altura lo hizo en un edificio de Banfield, también este año, y tiene 65 metros.

“Pintar en alturas es todo un desafío, mido cada metro que pinto y puedo decir que vengo superando mis propios records desde el año pasado”, afirma. Si se cumplen sus planes, este año batirá su propia marca, con un edificio de 90 metros de altura.

Diseñar un mural no es simplemente calcular proporciones y hacer un dibujo. La actividad requiere seguir determinados pasos.

“Primero me entrevisto con quien me contrate y voy a ver la pared. No pienso absolutamente nada hasta verla. Trato de hacer una recorrida espacial por el lugar para abordar todos los puntos de vista más importantes, que son los puntos desde los cuales lo va a ver la gente”, explica.

“En segundo lugar -continúa- empiezo a construir una imagen, que trato de amoldar a un concepto y a un desarrollo para que después la obra empiece a madurar”.

“Y finalmente me pongo a trabajar con bocetos e interactuar con vecinos que me cuentan historias que pueden influir en la composición y hacer que el diseño evolucione en otra dirección. Cuando considero que la obra ya esta lista, recién entonces empiezo a pintar”, agrega.

Martín Ron. Foto: Rafael Mario Quinteros

Martín Ron. Foto: Rafael Mario Quinteros

Hace unos 25 años, cuando Martín Ron iba a la secundaria (actualmente tiene 40), no había redes sociales y la tecnología era escasa. Pero ya era un adolescente autodidacta que sentía adrenalina y pasión cada vez que sus pinceles chocaban con una pared.

Sin grandes pretensiones, simplemente buscaba un poco de acción fuera de su casa, ya que según dice, evidentemente allí no la tenía.

“Esto de salir a pintar a la calle, jugar con el factor sorpresa y fantasear un poquito con lo que piensa la gente cuando se encuentra con una obra en una parada de colectivo o en cualquier esquina me volvía loco”, cuenta.

Ese chico que recién estaba saliendo a la vida se enamoró del arte y cada vez fue creciendo más y más hasta que esa pasión un día se convirtió en profesión, vocación y sustento económico.

“Hoy me dedico en un ciento por ciento a esto -sentencia-, no solo acá, en el Conurbano, la Capital o el resto de la Argentina sino en todas partes del mundo”.

San Luis
cielo claro
15.9 ° C
15.9 °
15.9 °
33 %
3.5kmh
0 %
mar
27 °
mié
28 °
jue
30 °
vie
23 °
sáb
19 °