5.9 C
San Luis
martes, julio 27, 2021
HomeEspectaculoDiego Torres: el disco que no “veía la costa”, la pandemia en...

Diego Torres: el disco que no “veía la costa”, la pandemia en Miami y un voto a favor del sentido común

Llegó a los 50 con un nuevo álbum. Climas sonoros, vacunas y política, y más realismo que optimismo.

Diego Torres está en línea pero su cámara frontal dada vuelta. El traspié técnico demorará unos segundos hasta que una vez solucionado el percance -del que logra salir airoso con su natural simpatía- accede a una charla informal desde Miami donde Atlántico a Pie, su noveno álbum de estudio, será el timón del encuentro.

“Esto de trabajar en nuestras casas, donde bajás y te hacés el mate o un cafecito, ya se hizo cotidiano”, dice, habituado al intercambio virtual que desplazó a la clásica entrevista promocional en hoteles alrededor del mundo.

¿Las ventajas? Una infusión de café recién hecho en manos de su hija (que no sale en plano pero se hace notar) y una guitarra a mano, que no tardará en hacer sonar cuando alguna pregunta encuentre la respuesta justa en sus acordes.

Diego Torres y una guitarra siempre a mano para contar cosas entre acordes. Foto Prensa

Diego Torres y una guitarra siempre a mano para contar cosas entre acordes. Foto Prensa

“Siempre me genera mucha ilusión sacar un disco nuevo. Por más de que pasen los años yo estoy con las mismas ganas y contento de estar lanzándolo, mucho tiempo después del anterior”, apunta sobre el trabajo producido con Miguel “Yadam” González, que no solo se conformará con ver la luz en plataformas digitales.

Con un abanico de 13 canciones, entre varias novedades, algunos hits que fueron saliendo desde 2018 y versiones acústicas de los mismos, su reciente trabajo se traducirá en formato físico, material fílmico con episodios especiales y una futura edición en vinilo.

“¡Se hizo desear! Lo que pasa es que el Atlántico a Pie no veía costa; en muchos momentos pensaba y me preguntaba: ‘¿Para qué lado es?’ Y en esa búsqueda, en ese trabajo, aparecieron las canciones”, cuenta.

-¿En qué momento “viste la costa”?

-Después de mucho trabajo se fue dibujando este repertorio, en el que entraba una canción entra y dejaba a otra afuera. Fue así, como piezas que van encajando en un rompecabezas.

Finalmente el álbum es un hecho y me tiene muy feliz porque es muy diverso y muestra este paisaje musical con colegas que he invitado. Lo que escribí en estas canciones refleja mi sentir, mi pensar… Es un viaje por diferentes paisajes musicales.

El cantante, el autor, la guitarra y el Atlántico ahí, inmenso, debajo de sus pies. Foto Prensa/Pablo Cersosimo

El cantante, el autor, la guitarra y el Atlántico ahí, inmenso, debajo de sus pies. Foto Prensa/Pablo Cersosimo

Un argentino, un ruso y un francés

-Y diferentes idiomas.

-Sí, Rinconcito por ejemplo es un reflejo de eso. Porque la canción empezó como un Charleston y en un momento le digo a “Yadam”: “Un acordeón pero con notas largas, más afrancesado que folclórico”.

Ahí convocamos a un músico que ruso, en Moscú, que es un crack. Él nos mandó ese acordeón. Ahí sentí que era una canción perfecta para cantar con Florent Pagny, que es un artista francés muy grande y de mucha trayectoria en Francia, ligado a nuestro país, porque tiene mujer argentina.

Con él nos hicimos amigos a raíz de que me invitó a cantar un disco en español.

-¿El contexto pandémico ameritaba otra profundidad en tus letras también?

-Sí, yo creo que el disco es variado y refleja de todo un poco. Hay canciones que son más profundas y tienen otro clima sonoro. De hecho también hay una versión acústica de Amanec, en el final del disco y Atlántico a Pie es una canción muy profunda también.

-Hablando de Amanece, tu hit del año pasado. ¿Percibís lo alto que puede llegar a volar un tema desde su concepción? ¿Hay una alarma que se enciende?

-No. ¡Ojalá! Yo creo que las canciones empiezan por enamorar a uno para poder transmitírselas a la gente. Porque es elemental que te identifiques y te las creas. Después, no sabes qué va a pasar con cada canción porque es algo mágico.

También alguien puede pasar por el estudio y te puede decir, “me gusta esta canción, no me gusta esa”.

-¿La experiencia tampoco te dio ese “poder”?

-No, lo que sentís, por ejemplo en referencia a Amanece, es que era lo que quería cantar y hacer en ese momento. Me acuerdo que se la mandé a una hermana mía que estaba media bajoneada y le generó un buen estímulo.

Yo siempre la cantaba a la mañana, cuando la estaba haciendo, y la empecé a escribir con Jorge Villamizar, de Basilos. Él la quería llevar por un lado y yo la quería llevar para hablar de que el mundo se detuvo. Y me dio la libertad y me acompañó.

De Diego Torres

Con invitados


Llegar a los 50 en un mundo que se detuvo

-¿Cumplir 50 en un mundo “que se detuvo” te encontró en un lugar más vulnerable?

-En realidad no fueron los años, lo que me movió es esta pandemia. Este mundo que se detuvo, esta libertad con la cual uno vivía y no te dabas cuenta; sobre todo los que viajamos. Y de repente se cortó. Son muchos años teniendo una dinámica de vida.

Y también acá, en mi casa. ¡Preguntale a mi mujer! Por eso no está, por eso cerré la puerta para que no entre. (Se ríe) Para la gente que está acostumbrada a decir “bueno, se fue”, también es: “Y ahora, ¿cuándo se va?”.

Todo eso nos ha hecho valorar, por lo menos a mí. Esa libertad, un escenario, el contacto con la gente… Y me permitió estar en el estudio y terminar el disco, que ha sido como una catarsis y un refugio donde decir cosas.

Diego Torres dice que más que haber cumplido 50 años, lo que lo "movió" en estos tiempos fue la pandemia que detuvo al mundo. Foto Prensa/Alessandro Martino

Diego Torres dice que más que haber cumplido 50 años, lo que lo “movió” en estos tiempos fue la pandemia que detuvo al mundo. Foto Prensa/Alessandro Martino

-A diferencia de la Argentina, en Miami hay otra realidad respecto a la vacunación contra el COVID-19. ¿Sentís esa tranquilidad?

-Nosotros nos manejamos muy tranquilos y muy cuidados, porque lo principal es el protocolo para que Nina vaya al colegio. Así nos cuidamos para que ella pueda hacer sus actividades.

Y con el hecho de que estén vacunando más y está más abierto, acá hay que seguir con la locura del trabajo, porque este es un país que no para, en ese sentido. Pero bueno, los altos contagios también siguen y creo que es una incertidumbre en cualquier sociedad.

Hasta ahora no tenemos la seguridad de haya más inmunidad porque más gente vacune. Eso es lo que se dice y lo que se pretende. Son todas vacunas hechas en tiempos más acelerados que una vacuna normal. Igualmente imagino que toda esta situación va a favorecer y que de a poco se va a ir aplanando la curva.

-¿Te vacunaste con tu familia?

-Sí, ya nos hemos podido vacunar y hay un plan de vacunación muy grande. Se ha hecho algo muy accesible con el paso del tiempo aunque primero se empezó con la gente grande.

Diego Torres evita las comparaciones y prefiere hacer foco en la necesidad de aplicar el sentido común, para superar la pandemia. Foto Prensa/Pablo Cersosimo

Diego Torres evita las comparaciones y prefiere hacer foco en la necesidad de aplicar el sentido común, para superar la pandemia. Foto Prensa/Pablo Cersosimo

La política en la pandemia

-¿Cómo analizas, a la distancia, que acá no se haya manejado igual?

-Argentina es Argentina. Ya sabemos cómo es, ¿no? Ahí sí tengo 50 años. Ahí sí. Es muy triste a veces ver la política metida en medio de una pandemia. Me parece que es importante no perder el sentido común.

Lo importante es, lógicamente, que la gente se vacune, que se le dé prioridad a la gente grande y al servicio de salud. Que haya realmente un plan en común y no estar todo el tiempo peleándose. Obviamente que no queremos que los contagios suban. Queremos que la gente vaya al colegio pero no correr con esos riesgos.

Me parece que hay que buscar un gran sentido común todo el tiempo, y eso es lo que se necesita. Dejar esas diferencias de costado, porque si no volvemos a la pelea que no nos lleva a nada. Me parece que necesitamos eso como sociedad y lo digo desde mi pensamiento independiente.

Respeto lo que vos pienses, y el otro también; yo pienso de una manera sobre lo que veo. Ojalá que se vaya vacunando, y que haya buenas intenciones.

-¿Tenes una mirada optimista?

-No sé si la mirada es optimista. Me gusta tener una mirada realista. Y la realidad es que necesitás cierto optimismo. Pero necesitamos de sentido común para que se vaya vacunando. ¡La gente necesita trabajar!

Videoclip de “Un poquito”, el tema de Diego Torres, junto a Carlos Vives

Es muy delgada la línea de convivencia entre la higiene, la salud y la necesidad de trabajar. Exige mucho sentido común, que a veces nos cuesta cuando mete la pata la disputa política.

-El año pasado te casaste en una playa durante la pandemia y lo comunicaste por redes sociales. ¿Mantenerlo en secreto fue parte del encanto?

-Más que secreto es íntimo. Hay personas que, ya que estamos tan expuestos con nuestro trabajo, tratamos de tener una parte íntima. Era algo que queríamos vivir así, y que siempre lo imaginamos de esa manera.

Sabíamos que Nina lo iba a disfrutar y que iba a tomar conciencia de eso también. Además, teníamos que hacerlo así, con mucho cuidado, en un tiempo complicado. Así que éramos unos pocos, para disfrutar ese momento. Un día inolvidable.

-¿Cómo imaginas tu vuelta a un concierto presencial?

-Creo que con mucha emoción. A veces lo pienso, y digo que va a ser un nudo en la garganta estar ahí y decir: “Bueno, finalmente volvimos ¿no?”. Creo que va a ser algo muy especial con la gente que te sigue y que te quiere.

Creo que tanto el público como los artistas tenemos ganas de reencontrarnos y deseo que eso sea pronto y de una manera plena.

Diego Torres y Débora Bello se casaron en una playa, y en la mayor intimidad. Foto Instagram

Diego Torres y Débora Bello se casaron en una playa, y en la mayor intimidad. Foto Instagram

-¿Volver a pisar un set como actor está a la par de esas ganas?

-Sí, lógicamente que sí. Yo disfruto mucho y siempre estoy ahí, en contacto en proyectos y cosas que andan dando vueltas. Siempre activo y atento a poder participar. Así que sí, en mi futuro laboral siempre hay un espacio para eso.

Las heridas abiertas de Colombia y Chile

Con especial apego al pueblo colombiano, tierra que le dio grandes satisfacciones laborales y donde grabó Diego Torres Sinfónico acompañado por la Filarmónica Joven local, en 2019, el cantautor se suma a los muchos colegas que siguen de cerca la crisis que azota a ese país.

“Lo de Colombia es un claro ejemplo de cuando la política esta desconectada de lo que realmente está pasando. Ponerle una reforma tributaria al pueblo colombiano en este momento no es una decisión acertada, lógicamente.

Colombia es un país que tiene una historia muy grande con la violencia. El colombiano no juega con eso y no quiere violencia. Pero el pueblo no deja de sentirse maltratado en algún punto, en ese sentido”, apunta Torres.

Y compara: “También pasaba en Chile, en 2019, antes de la pandemia, con la búsqueda de una mayor igualdad de oportunidades. No es fácil rearmar todo ese sistema para que la gente pueda estudiar y tener oportunidades.

Y eso que supuestamente Chile tiene un estado más ordenado, más sólido y mejor administrado. Entonces, tarde o temprano van a tener que escuchar esos reclamos y darle más posibilidades a su gente, de que estudie y de crecer”.

San Luis
nubes
5.9 ° C
5.9 °
5.9 °
33 %
3.9kmh
100 %
mié
10 °
jue
15 °
vie
18 °
sáb
15 °
dom
9 °