14.7 C
San Luis
sábado, julio 31, 2021
HomeMedio AmbienteEl dióxido de carbono en la atmósfera alcanzó un récord pese a...

El dióxido de carbono en la atmósfera alcanzó un récord pese a la pandemia

Las emisiones mundiales disminuyeron el año pasado, pero el descenso no fue suficiente para detener la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

La cantidad de dióxido de carbono que se acumula en la atmósfera de la Tierra batió un récord el mes pasado, alcanzando de nuevo los niveles más altos de la historia de la humanidad, a pesar de un descenso temporal en la quema de combustibles fósiles en todo el mundo causado por la pandemia de coronavirus.

Los instrumentos científicos situados en la cima del volcán Mauna Loa, en Hawai, mostraron que los niveles de dióxido de carbono en el aire alcanzaron una media de 419 partes por millón en mayo, el máximo anual, según dos análisis separados del Instituto Scripps de Oceanografía y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

El dióxido de carbono en la atmósfera sigue aumentando

​Concentraciones medias mensuales de CO2 del Observatorio de Mauna Loa en Hawai. Por The New York Times | Fuente: Scripps Institution of Oceanography

​Concentraciones medias mensuales de CO2 del Observatorio de Mauna Loa en Hawai. Por The New York Times | Fuente: Scripps Institution of Oceanography

Esas lecturas son aproximadamente medio punto porcentual más altas que el anterior máximo de 417 partes por millón, establecido en mayo de 2020.

El dióxido de carbono es el gas de efecto invernadero más importante que impulsa el calentamiento global y los investigadores han estimado que no ha habido esta cantidad en la atmósfera desde hace millones de años.

Este nuevo hito se produce en el momento en que los líderes del Grupo de los 7 países se preparan para reunirse en Cornualles (Inglaterra) esta semana para debatir cómo pueden intensificar sus esfuerzos para hacer frente al cambio climático.

Los datos constituyen una nueva advertencia de que los países aún están muy lejos de controlar los gases de efecto invernadero que calientan el planeta.

Las emisiones mundiales disminuyeron temporalmente el año pasado debido a que los países se cerraron en medio de la pandemia, cerrando empresas y fábricas.

Según la Agencia Internacional de la Energía, el mundo emitió en 2020 un 5,8% menos de dióxido de carbono que en 2019, la mayor caída de un año jamás registrada.

Pero ese descenso apenas supuso una diferencia en la cantidad total de dióxido de carbono acumulado en la atmósfera.

En general, la humanidad siguió emitiendo más de 31.000 millones de toneladas de dióxido de carbono el año pasado, procedentes de fuentes como los coches que queman nafta o las centrales eléctricas que queman carbón.

Mientras que aproximadamente la mitad de ese dióxido de carbono es absorbido por los árboles y los océanos del mundo, la otra mitad permanece en la atmósfera, donde permanece durante miles de años, calentando constantemente el planeta a través del efecto invernadero.

“Mientras sigamos emitiendo dióxido de carbono, seguirá acumulándose en la atmósfera”, afirma Ralph Keeling, geoquímico que dirige el programa de CO2 de Scripps Oceanography.

El proyecto, iniciado por su padre, Charles D. Keeling, lleva tomando lecturas desde 1958 en un observatorio de la NOAA en el volcán Mauna Loa.

Keeling señaló que el descenso de las emisiones anuales del año pasado fue demasiado pequeño para ser detectado en los datos atmosféricos, ya que puede quedar eclipsado por las fluctuaciones naturales de las emisiones de carbono de la vegetación y el suelo en respuesta a los cambios estacionales de temperatura y humedad del suelo.

Los científicos de Scripps han calculado anteriormente que las emisiones de la humanidad tendrían que disminuir entre un 20% y un 30% durante al menos seis meses para que se produjera una desaceleración notable del ritmo de aumento del dióxido de carbono en la atmósfera.

Y, según los científicos, sólo hay una manera de impedir que la cantidad total de dióxido de carbono en la atmósfera siga creciendo: los países tendrían que reducir a cero sus emisiones anuales netas, principalmente abandonando los combustibles fósiles y adoptando tecnologías más limpias que no emitan dióxido de carbono, como los coches eléctricos alimentados por energía eólica, solar o nuclear.

El mes pasado, la Agencia Internacional de la Energía publicó una hoja de ruta detallada sobre cómo todas las naciones del mundo podrían alcanzar las emisiones netas cero en 2050.

Los cambios serían drásticos, según la agencia: Los países tendrían que dejar de construir nuevas plantas de carbón inmediatamente, prohibir la venta de vehículos de nafta para 2035 e instalar turbinas eólicas y paneles solares a un ritmo sin precedentes.

Si las naciones consiguieran alcanzar ese objetivo, podrían limitar el calentamiento global total a unos 1,5 grados centígrados, en comparación con los niveles preindustriales.

La Tierra ya se ha calentado más de 1 grado Celsius desde la época preindustrial.

Esto podría ayudar a la humanidad a evitar algunos de los peores impactos del cambio climático, como el colapso irreversible de las capas de hielo polares o la pérdida generalizada de cosechas.

Pero hasta ahora, advirtió la agencia, el mundo no está en camino de alcanzar ese objetivo.

Se espera que las emisiones totales anuales aumenten este año a su segundo ritmo más rápido de la historia, a medida que los países se recuperan de la pandemia y la quema mundial de carbón se acerca a su máximo histórico, liderada por un aumento de la actividad industrial en Asia.

La cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera varía actualmente en unas 10 partes por millón a lo largo de un año.

Alcanza un pico cada mes de mayo, antes de que el crecimiento estacional de la vegetación en el hemisferio norte, que tiene cerca de dos tercios de la masa terrestre, elimine parte del gas mediante la fotosíntesis.

La media de mayo superó por primera vez las 400 partes por millón en 2014, un hito que atrajo la atención de los medios de comunicación de todo el mundo.

Panorama

Desde entonces, las emisiones han seguido aumentando.

La última media de todo el año, correspondiente a 2019, fue de 409,8 partes por millón, aproximadamente un 46% más que la media preindustrial de 280.

“La última década ha visto el crecimiento más rápido de cualquier década en la historia de la humanidad”, dijo Keeling.

“Así que no es sólo que los niveles sean altos, es que siguen aumentando rápidamente”.

Los niveles actuales de dióxido de carbono atmosférico son probablemente comparables a los observados durante el Plioceno, hace entre 4,1 y 4,5 millones de años, según los científicos de Scripps.

Aunque ese período no es una guía perfecta de lo que ocurriría hoy, puede proporcionar algunas pistas.

Analizando núcleos de hielo y sedimentos oceánicos, los investigadores han determinado que las temperaturas durante esa época eran casi 4 grados Celsius (7 grados Fahrenheit) más altas que en la era preindustrial moderna y que el nivel del mar era unos 24 metros más alto que el actual.

San Luis
cielo claro
14.7 ° C
14.7 °
14.7 °
26 %
3.1kmh
3 %
sáb
15 °
dom
19 °
lun
22 °
mar
22 °
mié
22 °