En diálogo con el diario “La Ventana San Rafael”, el pastor Julio Luna se refirió al “calvario” que vivieron él y su familia el 20 de marzo de 2020, cuando, sin una orden judicial, personal policial allanó su casa a fin de detenerlo por haberse manifestado en la red social Facebook, donde expresó su postura contra de la cuarentena. “Fueron a buscarme en diez patrulleros con más de 20 efectivos policiales, que estaban parapetados detrás de mi casa esperándome como si fuese un asesino o un gran narcotraficante. Casos como estos no se vivieron ni en plena Dictadura”, dijo.
Además, agregó que fue durante el 20 de marzo, día “en donde el presidente Alberto Fernández nos encerraba a todos los argentinos violando nuestros derechos humanos y constitucionales, amparándose en el Art. 205 del Código Civil, el mismo que simultáneamente este nefasto presidente violaba, ya que mientras nos encerraba a todos en sus casas y encarcela a quienes pensamos diferente y a quienes violaban el toque de queda, él se enfiestaba con varias mujeres en la Residencia de Olivos, convirtiéndola en un aguantadero”.
El pastor consideró que “es lamentable cómo muchos medios afines al Gobierno hacen la vista gorda y son cómplices con su silencio de todos estos atropellos e injusticias al pueblo argentino. Es propicio mencionar que en la Dictadura hubo 30.000 desaparecidos y hoy tenemos 105.000 muertes por Coronavirus por el mal desempeño de esta cuarentena y por convertir en un capricho ideológico de no comprar las vacunas Pfizer cuando fue el momento, ya que de esa manera se podrían haber evitado muchas miles de muertes”.

La detención del pastor se extendió por 50 días y asegura que para poder quedar en libertad, debió firmar un juicio abreviado, en cual reconocía el hecho, admitiendo una condena de 3 años de prisión en suspenso. Señaló que esa era la única manera de recuperar la libertad. “Mientras yo estaba preso, mi esposa estaba de ocho meses y medio de embarazo junto a nuestro hijo de diez años y al ser yo el sostén de la familia, pasaron hambre, desamparo y miserias mientras que a la diputada provincial zamorista Marta Regalado, supuesta representante de los Derechos Humanos, se le pidió ayuda, pero nos dio la espalda porque prefería defender los Derechos Humanos del gobernador Zamora y no los del pueblo que la eligió para ocupar ese cargo”, expresó.

Manifestó además, que fue avasallado su derecho de presunción de inocencia por medios de comunicación locales, como “El Liberal”, “Nuevodiario”, “Diario Panorama”, LV-11 y Canal 7 de Santiago del Estero, “los cuales son funcionales al gobernador Zamora”. Es que esos medios, mostraron su rostro “siendo que a cualquier ladrón de gallinas le cubren la cara”.

Lo que pide en concreto el pastor, es que la gente compare lo que él pasó con el escándalo de Olivos, con lo que le paso a Solange en Córdoba que no se pudo despedir de su padre, lo que le paso a Abigail también en Santiago, que murió por los cortes impuestos en los caminos, o lo que le pasa y pasó a las embarazadas en Formosa. “Dios me los proteja y recuerden que Dios todo lo ve”, concluyó.